Imprimir Enviar por correo está página

Carlos V y la organización política de la monarquía hispana

Fecha de inicio: 03.10.2016 a las 17:00 h.

Dónde: AULA 2

Categoría: CARLOS V Y EL ATLÁNTICO


Descripción:

En 1937, Menéndez Pidal escribía un denso artículo tratando de demostrar, frente a la teoría de K. Brandi, la inspiración hispana de la idea imperial de Carlos V en el que trataba de soldar el hiato histórico que se produjo en la evolución de la Historia de España con la llegada de la dinastía extranjera de los Habsburgo. Para ello, argumentaba que las ideas políticas de Fernando el Católico fueron transmitidas a su nieto a través de un memorial que le hizo llegar a través del secretario Pedro de Quintana y que tales ideas ya se manifestaron en Carlos desde sus primeros años de su reinado: «La conducta de éste [Carlos] aparece fuertemente cimentada en principios religiosos y morales que le colocan por encima de los que fueron sus contrincantes», muy distintos de las ideas manifestadas en la conducta de su padre, Felipe el Hermoso. De esta manera, Carlos V quedaba plenamente españolizado y con las mismas características que los liberales de la segunda mitad del siglo XIX atribuyeron a los monarcas de la Casa de Austria. A partir de entonces, el camino se encontraba expedito para escribir sobre Carlos V y además para hacerlo con sentido dentro de la evolución sin rupturas de la Historia de España.

 

Esta peculiar idea (a todas luces falsa) encerraba una intuición –en mi opinión- acertada por lo que se refiere a la continuidad entre los proyectos políticos de Fernando el Católico y el de su nieto, si bien, la forma en que se desarrollaron fue bajo el concepto medieval de Monarchia Universalis, no de Imperio. La idea de Monarchia Universalis surgió durante la regencia de Fernando el Católico (1507-1516) y los primeros años del reinado de su nieto, Carlos V (1517-1530), y fue el resultado de la confluencia de distintas corrientes ideológicas que, aparentemente pretendían un mismo objetivo, pero sus orígenes y justificaciones fueron muy diversos. Esta idea se tradujo en una serie de instituciones que articularon la complicada y heterogénea herencia de reinos y territorios que recibió Carlos V.

 

Lo que pretendo demostrar en este trabajo es que la entidad política, que se ha conocido en la historia, como “Monarquía hispana”, se configuró desde los planteamientos citados durante las primeras décadas del siglo XVI a través de un proceso en el que confluyeron diversas tentativas e ideales políticos: desde el punto de vista administrativo la Monarquía se configuró, en los inicios del reinado de Carlos I, en torno al sistema de virreinatos (“Cortes virreinales”), ya existente en la Corona de Aragón, que fue la manera más rápida y eficaz, de articular tan extensa y heterogénea herencia. Desde el punto de vista de los fundamentos ideológicos, fue el resultado de la práctica política de Fernando el Católico con las ideas aportadas por el canciller Gattinara y los humanistas hispanos bajo el concepto de Monarchia Universalis (no de Imperio). A través de este proyecto, la Corona de Castilla pudo articular y mantener unidos a todos los reinos que sus monarcas adquirieron por herencia o conquista.